miércoles, 13 de enero de 2010

En mi autorretrato, temple de huevo sobre lienzo, me represento leyendo; encasillada en mi mundo, mucho más imaginativo que intelectual, pero igual de absorbente.
La lectura siempre ha sido para mi la primera fuente de conocimiento, de la que no puedo prescindir, fue mi primer juguete, el mejor regalo y mi mayor tesoro.
Lo que mejor me define es ensimismada con un libro en las manos, y asi me veís comodamente abstraida, gozando de un momento íntimo y solo mío.

2 comentarios:

Rosario dijo...

Enhorabuena pintora, vaya como te centras en el libro y en la pintura, seguro que para pintar cierras los ojos, luego los abres para ver el contraste de luces y sombras y fijarte mucho mejor.
Así te salen esas maravillas que hacen aplaudir al Auditorio.

ABRE LOS OJOS VERDES CHIQUILLA,
PINTA CON EL SOL DEL MEDIODÍA,
MIRA EL BLOG DE ESA MAESTRILLA,
QUE INTENTA ESCRIBIR POESÍAS.

Franziska dijo...

Un poco te escondes en las sombras pero es seguro que será de pura coquetería para tenernos intrigados a todos.